Seguidores

sábado, 31 de julio de 2010

Un osito de peluche de taiwan.


Son esos momentos en que uno se pone a reflexionar y alumbra una tormenta. Todo es tan tranquilo que el silencio anuncia el ruido de la calma que antecede al huracán. De repente no puedo respirar, necesito un poco de libertad. Que te alejes por un tiempo de mi lado, que me dejes en paz. Siempre fue mi manera de ser, NO ME TRATES DE COMPRENDER. No hay nada que se pueda hacer, soy un poco paranoico, lo siento. Al ratito ya te empiezo a extrañar, me preocupa que te pueda perder. Necesito que te acerques a mi para sentir el calor de tu cuerpo. Un osito de peluche de taiwan, una cascara de nuez en el mar. Suavecito como alfombra de piel, delicioso como el dulce de leche.

viernes, 30 de julio de 2010


Pero una noche,
de esas que creí perdidas,
jugando a las escondidas con el amor me encontré, y así fue que me robaron algo valioso, estoy agonizando y le quiero pedir por dios que usted busque por mí al hombre que me robó de una mirada mi sensible corazón.