Seguidores

viernes, 20 de mayo de 2011


Puedo callar mi voz. Puedo callar mi corazón. Puedo fingir ser alguien que no soy. Puedo esconderme en lo más profundo de mi. Puedo llorar en silencio. Puedo negar mi historia. Puedo mentir diciendo que jamás te extrañé. Puedo ocultar lo que siento. Pero jamás podré callar mis ojos. Delatadores. Traicioneros. Si me miras a los ojos podrás descubrir mis secretos. Podrás encontrar mi alma.

martes, 3 de mayo de 2011


Yo sé que vendrán BUENOS TIEMPOS y si ahora LLUEVE mejor. Porque en el barro te viste crecer, porque del barro sos vos, porque del barro supiste beber; NO SE OLVIDA el amargo sabor. Yo sé que EN SILENCIO has llorado mordiendo una DECEPCIÓN. Yo sé que la noche ha fugado y te has secado en el sol y no buscaste culpables, a ver y no escuchaste al soplón. Y NO dejaste de empujar, tal vez porque QUIETO se siente PEOR. Y que cambien las luces de aquí, dale vuelta al colchón, desde el fondo de la calle viste crecer charlatanes y alguna traición. Amigos, hermanos del alma, COMPAÑEROS DE EMOCIÓN. la vida nos trae en sus palmas al comenzar la función QUE LA ESPERANZA NO QUEDE EMPAÑADA POR UN TRISTE NUBARRÓN. ABANDONAR es más FÁCIL que nada; yo sé que otra vez habrá sol. Y que cambien las luces de aquí.

No quiero que te enteres que te estoy hablando a vos, voy a decirlo al viento y que te envuelva así el rumor. Y que en las noches al dormir te ronden los fantasmas y el miedo; que te hable tu conciencia y creas que halla sido dios. Ya no te quiero, NO SIENTO NADA; soy tan VACÍO como el silencio de tu cara. Ya no te quiero, estas marcado; vos me enseñaste a dar SILENCIO por amor. Yo quiero que te enteres que la gente ya escucho, que TE CAMBIÓ LA SUERTE y que sepan lo que sos. Y sientas que en el aire hay algo frío dando vueltas y vueltas; que vivas presintiendo que algo malo te tocó.




Te lloré hasta el extremo de lo que era posible; cuando creía que era invencible. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante. Y lo mejor siempre espera, adelante. Y un día después de la tormenta, cuando menos piensas, sale el sol. De tanto sumar pierdes la cuenta, porque uno y uno no siempre son dos. Cuando menos piensas sale el sol.

lunes, 2 de mayo de 2011


Cuando te fallan una y otra vez, ¿cómo haces para volver a confiar? ¿cómo perdonar?. Tratamos de no decepcionar a nadie, de hacer lo correcto, de no lastimar. Pero... ¿Si nos decepcionan? ¿Qué hacer con ese dolor, que se siente mas fuerte que mil puñaladas?. Qué mas se puede esperar de la vida si las personas que están a nuestro lado, se olvidan de nosotros. Y los benditos pero necesarios "códigos" que se rompen, se olvidan. ¿Dónde se guarda tanto dolor, tanto odio, tanto rencor, tanta tristeza y tanta decepción? ¿Cómo olvidar a alguien que en algún momento nos hizo feliz? Es fácil decir "yo ya no espero nada de nadie", imposible es hacerlo. Cuando te fallan una y otra vez, ¿por qué no te van a volver a fallar?